Timo de la rueda

Penal Delitos Denuncias querellas Asistencia letrada Defensa Acusación particular

Timo de la rueda

Tf +34 670 51 69 69      joseluismartin@ical.es 

Avenida de España 11, 4º A de Ponferrada 24402 (León)

¿Que es el Timo de la rueda?

1.- Se capta a personas para que asistan a unas reuniones en las que van a obtener beneficios si aportan una determinada cantidad. Los asistentes tienen que confirmar su presencia y comunicar la cantidad de dinero que van a “invertir”. Ya en la reunión se produce una charla previa en la que uno de los dirigentes tranquiliza a los asistentes, informándoles que el dinero que inviertan no lo van a perder, porque el sistema es legal; como si se tratara de un depósito que pueden recuperar en cualquier momento. Se trataría, además, de un sistema que también sirve para ayudar a los más necesitados, siendo incluso un sistema más seguro que los productos que ofrecen los bancos.

2.- Tras la citada charla, las víctimas depositan el dinero sobre la mesa que presiden los promotores de la reunión. A cada uno se le asigna un apodo, confeccionando así una lista. A cada nombre se le asigna el número correlativo de la lista, comenzando con el número UNO, hasta el número final coincidente con el total de las personas asistentes que entregan el dinero y que participarán en este sistema. Este orden asignado a cada persona ya no se va a alterar nunca.

3.- A continuación, y con arreglo al orden de la lista, se comienza a repartir los supuestos beneficios. Curiosamente, las personas posicionadas en los primeros lugares siempre son los dirigentes del sistema y sus familiares.

4.- Las RUEDAS podían ser de diferentes cantidades, CIEN, QUINIENTOS, MIL, DOS MIL euros, etc., asegurándoles a las víctimas que cuantas más personas lleven a las reuniones, mas beneficios obtendrán los asistentes. De esta forma, las víctimas se animan para llevar a posteriores reuniones, a familiares y/o amigos que, igualmente, se convierten así en víctimas.

5.- La realidad es que, la mayoría de las veces, las víctimas no sólo no reciben beneficios, sino que incluso tampoco recuperan la cantidad aportada inicialmente. Y si reclaman el dinero, los promotores ponen diversas excusas, diciéndoles que no se podría en esos momentos, que la cosa está parada, que tienen que hablar con sus representantes (persona que lo captó para asistir a las reuniones), etc.