Segunda oportunidad

LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

Cancela tus deudas de por vida

Particulares y autónomos.

José Luis Martin @ Abogados te dará un asesoramiento personalizado para que puedas eliminar tus deudas

Contáctanos hoy mismo. 

Llamenos al 670516969

  •  

PRIMERA CONSULTA:

  • Presencial y gratuita
  • En nuestras oficinas de Ponferrada

Tu primer paso hacia la libertad financiera es completamente sin coste.

  • Un abogado evaluará de manera clara y personalizada tus opciones.
  • Evaluación completa de tu situación financiera: Entendemos que cada caso es único y ofrecemos la mejor estrategia legal.
  • Asesoramiento personalizado: Te guiaremos a través de todo el proceso, explicándote cada paso y ayudándote a tomar decisiones informadas.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece un mecanismo legal para que personas físicas, autónomos y pequeños empresarios puedan cancelar sus deudas cuando se encuentran en una situación de insolvencia y no pueden hacer frente a sus obligaciones financieras.

Este procedimiento legal busca proporcionar una solución digna y justa, permitiendo a los afectados empezar de nuevo, libres de deudas.

¿Cómo podemos ayudarte?

En José Luis Martin @ Abogados, te daremos asesoramiento experto y representación legal en la Ley de Segunda Oportunidad.

Tenemos un profundo conocimiento de la legislación y una amplia experiencia en casos de insolvencia habiendo obtenido innumerables resoluciones de exoneración de las deudas de nuestros clientes

 Consulte con nosotros

1.- ¿Que modalidades de exoneración tengo? Los itinerarios de exoneración

La Ley de Segunda Oportunidad en España ofrece mecanismos para que los deudores de buena fe puedan ser exonerados de sus deudas bajo ciertas condiciones.

Esta legislación contempla dos modalidades principales de exoneración, cada una diseñada para adaptarse a las diferentes situaciones financieras de los deudores. A continuación, se detallan estas modalidades y los itinerarios de exoneración:

A) Exoneración con Sometimiento a un Plan de Pagos

Esta modalidad permite al deudor solicitar la exoneración de sus deudas sujetándose a un plan de pagos.

Es relevante para aquellos deudores que deseen conservar ciertos bienes, como su vivienda habitual, y estén dispuestos a cumplir con un plan de pagos establecido.

Según el artículo 486.1.º, este procedimiento se puede iniciar sin necesidad de liquidar previamente la masa activa del deudor, bajo el régimen contemplado en los artículos 495 al 500 bis.

La particularidad de este itinerario es que, incluso si se incumple el plan de pagos, el deudor aún mantiene la posibilidad de ser exonerado bajo ciertas condiciones (artículo 500.2).

Esto ofrece un margen de seguridad y flexibilidad para el deudor, facilitando la conservación de bienes esenciales mientras intenta satisfacer sus obligaciones con los acreedores.

B) Exoneración por Liquidación

Este segundo sistema está diseñado para aquellos deudores que no posean bienes significativos, como una vivienda habitual, que deseen o necesiten conservar.

La exoneración por liquidación implica que el deudor se somete a un proceso de liquidación de su masa activa, tras lo cual puede solicitar ser exonerado de las deudas restantes.

El artículo 486.2.º establece que el deudor de buena fe puede solicitar esta exoneración si el concurso concluye por una de las siguientes razones:

  1. La finalización de la fase de liquidación de la masa activa
  2. La insuficiencia de la masa activa para satisfacer los créditos contra la masa.

Este procedimiento está pensado para ser relativamente sencillo, permitiendo a los deudores sin activos significativos liberarse de sus deudas y empezar de nuevo.

2.- El concurso sin masa o concurso express

 
El concurso de acreedores sin masa activa, conocido también como «concurso exprés«, es un procedimiento concursal especial previsto para aquellas situaciones en las que el patrimonio del deudor es insuficiente para cubrir los costes del proceso concursal.
 
Este tipo de concurso se encuentra regulado en el artículo 37 bis de la Ley Concursal española y está diseñado para agilizar los procedimientos concursales en casos donde es evidente la inexistencia o insuficiencia de activos patrimoniales del deudor.
Los supuestos específicos bajo los cuales se puede declarar un concurso de acreedores sin masa son:
  1. Inexistencia de Bienes y Derechos Legalmente Embargables: Esto ocurre cuando el deudor no posee bienes o derechos que puedan ser embargados legalmente para satisfacer a los acreedores. Es decir, el patrimonio del deudor es prácticamente nulo o inexistente.

  2. Coste de Realización Desproporcionado: El coste asociado a la realización de los bienes y derechos del deudor es desproporcionadamente alto en comparación con el previsible valor venal de los mismos. En otras palabras, el gasto necesario para vender estos bienes sería mayor que el dinero que se podría obtener de su venta.

  3. Valor de los Bienes Libres de Cargas Inferior al Coste del Procedimiento: Cuando los bienes y derechos del deudor que están libres de cargas tienen un valor menor que el coste previsible del procedimiento concursal. Esto indica que incluso si se vendieran todos los activos libres de cargas, no se generaría suficiente dinero para cubrir los gastos del concurso.

  4. Gravámenes y Cargas Superiores al Valor de Mercado: Los bienes y derechos del deudor están tan gravados con cargas y gravámenes que su valor de mercado queda por debajo de estos, haciendo económicamente inviable su venta para satisfacer las deudas.

Estos supuestos reflejan situaciones en las que llevar a cabo un procedimiento concursal ordinario no sería práctico ni beneficiaría a los acreedores, dado el escaso o nulo retorno económico que se podría obtener de la liquidación del patrimonio del deudor. En estos casos, la ley permite un mecanismo más rápido y menos costoso para concluir el concurso, lo cual, en muchas ocasiones, resulta en la disolución rápida de la entidad deudora sin entrar en las fases habituales de liquidación y distribución de la masa activa, ya que prácticamente no hay masa que administrar o distribuir.

3.- La exoneración del pasivo insatisfecho

Una vez finalizado el concurso, cabe la posibilidad de que el deudor pueda solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho.

Podrá acceder al mecanismo de la segunda oportunidad y solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho en los términos y condiciones que especifica la Ley Concursal, el deudor persona natural, sea o no empresario, siempre que sea deudor de buena fe (artículo 486 del TRLC).

Además, el mismo precepto especifica que el deudor podrá solicitarla de dos modos distintos, lo que da lugar a la existencia de dos modalidades de exoneración, que luego serán objeto de análisis:

Con sujeción a un plan de pagos sin previa liquidación de la masa activa.

Con liquidación de la masa activa si la causa de conclusión del concurso fuera la finalización de la fase de liquidación de la masa activa o la insuficiencia de esa masa para satisfacer los créditos contra la masa.

 

a) ¿Requisitos para obtener la exoneración?

Todo deudor tiene el derecho a «solicitar» la exoneración, salvo si se encuentra en alguna de las circunstancias del art. 487 TRLC -presunción general de la buena fe-

¿Cuándo se excluye la buena fe del deudor?

La buena fe del deudor implica que ha actuado de manera honesta, colaborativa y transparente en relación con sus deudas y en el proceso de reestructuración o cancelación de las mismas.

Por dicho motivo puede ser excluida en ciertos casos, lo que podría afectar su derecho a obtener la cancelación de sus deudas.

La Ley Concursal recoge una serie de supuestos que en caso de cumplirse impedirían considerar al deudor como de buena fe, privandole del derecho de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Se excluye la buena fe del deudor cuando se encuentra en alguna de las circunstancias siguientes (Art. 487 TRLC. Excepción – Motivos tasados ):

1.º Cuando, en los diez años anteriores a la solicitud de la exoneración, hubiera sido condenado en sentencia firme a penas privativas…

 

b) ¿Qué deudas serán exoneradas?

En términos generales, las deudas que pueden ser exoneradas en el marco de la segunda oportunidad son aquellas que no han sido satisfechas tras la liquidación del patrimonio del deudor. 

Esto incluye principalmente:

  1. Deudas ordinarias: Son aquellas que no están garantizadas por un bien específico. Esto puede incluir préstamos personales, tarjetas de crédito, deudas con proveedores, entre otras.

  2. En los préstamos hipotecarios, si el deudor no pudo liquidar la totalidad de su deuda hipotecaria después de la venta de la vivienda, puede ser exonerado de la parte no satisfecha.

  3. Créditos públicos: Las deudas con Hacienda, Seguridad Social u otros organismos públicos también pueden ser objeto de exoneración en determinadas circunstancias y en ciertas cuantías.

Es importante tener en cuenta que la exoneración de deudas no es automática y está sujeta a una evaluación judicial

La exoneración del pasivo insatisfecho se extenderá a la totalidad de las deudas insatisfechas, salvo las siguientes… (Artículo 489 TRLC. Extensión de la exoneración)

 

c)  ¿Cuáles son los límites temporales para plantear sucesivas exoneraciones?

Para que pueda presentarse una nueva solicitud tras otra previa, será necesario que hayan transcurrido ciertos plazos dependendiendo de la modalidad de exoneración elegida previamente (2 o 5 años)

 

d) ¿Que modalidades existen para la exoneración del pasivo insatisfecho artículo?

El deudor persona natural, sea o no empresario, podrá solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho:

1.º Con sujeción a un plan de pagos sin previa liquidación de la masa activa

2.º Con liquidación de la masa activa

 

e) ¿Qué efectos tiene la exoneración del pasivo insatisfecho?

Los artículos 490 a 492 ter del TRLC regulan los efectos de la exoneración del pasivo insatisfecho, teniendo efectos para los acreedores, para los bienes conyugales, para obligados solidarios, fiadores, avalistas y aseguradores, para deudores con garantía real y para los sistemas de información crediticia.

 

f) ¿Se puede revocar la exoneración?

EL TRLC establece la posibilidad de que el juez acuerde la revocación de la exoneración a instancia de cualquier acreedor afectado por la exoneración si se dan una serie de requisitos….

      •